sábado, 7 de enero de 2012

EL ABRAZO.


Ceñirse a su cuello, como se ciñen las olas al mar.

1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

Las olas deberían aprender de la mujer de la ilustración.


Besos.