miércoles, 13 de marzo de 2013

CUANDO EMPIEZAN LAS SOMBRAS.

 
Al llegar la tarde, cuando empiezan las sombras,  hay un destello que me arropa en tu regazo y allí ciñes, con un suave soplo, mi existencia a la tuya.